¿Sabes dónde está el amianto?


Cuando hablamos de amianto en la mente de casi todos aparece una imagen de un tejado de Uralita. Es normal porque esos tejados desgraciadamente forman parte de nuestro paisaje y aunque dentro de 20 años no puede quedar ni uno todavía es habitual verlos.

Pero el amianto está en muchos más lugares que no identificamos a simple vista. ¿Sabes que se calcula que el 80% de las tuberías de agua instaladas en los edificios construidos antes de 2004 están fabricadas con amianto? Sí, y además conforme pasa el tiempo es más probable que las fibras de amianto se desprendan y pasen al agua que utilizamos cada día.

También está en zapatas de freno de vehículos, de ascensores, se ha encontrado en el metro de Madrid y de Barcelona... El amianto ofrecía tantas prestaciones que, a pesar de su perniciosidad se ha utilizado en infinidad de aplicaciones. Hasta hay moquetas o ciertos suelos vinílicos que tienen amianto.

Todos estos elementos contaminados deben retirarse y debe hacerse en condiciones de seguridad. No nos cansamos de repetir que únicamente una empresa autorizada e inscrita en el RERA puede retirar el amianto. Es una cuestión de legalidad y seguridad tanto para los trabajadores que participan en la retirada como para las personas que estén cerca.

amianto friable

Intervención de Arizón&Gracia sobre amianto friable

Y aun contando con una empresa autorizada, hay que tener en cuenta las particularidades de cada elemento. Una de las aplicaciones menos conocidas y más peligrosas del amianto son aquellas en las que se presenta como friable. El amianto friable es aquel que puede desmenuzarse con facilidad e incluso una corriente puede liberar fibras tóxicas en el espacio. Un ejemplo sencillo de amianto friable es el presente en el aislamiento de muchos parkings o altillos de edificios.

Imagen del proceso de Arizón&Gracia sobre el amianto friable

Para retirar con absoluta seguridad el amianto friable es necesario que la empresa sea especialista en la técnica del confinamiento dinámico y cuente con el personal y la maquinaria especializada. En otro post ya os contamos que Arizón&Gracia somos especialistas en este tipo de intervenciones y cómo debe hacerse.

La seguridad es vital cuando se trabaja con amianto

Como puedes ver en las espectaculares imágenes de este post, la retirada del amianto no es algo fácil que pueda hacerse sin la intervención de profesionales debidamente formados y equipados.

Otro momento de la retirada de amianto friable

Si estás preocupado por el amianto que puede haber en tu edificio, recuerda que en Arizón&Gracia tenemos un servicio de diagnosis previa en el que identificaremos dónde y en qué estado están los elementos contaminados y los pasos a seguir para su retirada. Si necesitas más información, ponte en contacto con nosotros sin compromiso en info@arizonygracia.com

La construcción en nuestra provincia en 2018


Ya os contamos que la semana pasada asistimos a la Asamblea General de la FAC Huesca. Allí, además de disfrutar de la hospitalidad de Villanueva de Sigena y de visitar parte de nuestro gran patrimonio artístico e histórico, todos los asociados hicimos balance de la situación del sector en nuestra provincia.

Imagen de la Asamblea FAC Huesca 2019. Imagen vía FAC Huesca

Así, en esta ocasión pudimos ver los resultados de un estudio pormenorizado  de la evolución del sector. En dicho informe se recoge que durante el año pasado se visaron más de 500 viviendas de obra nueva, que aunque es un aumento respecto a 2017 constituye una décima parte de lo que llegó a visarse en la época de esplendor de la construcción en nuestra provincia. Y que para recuperar el sector en la provincia tendría que crecer hasta alcanzar unas 1.500 anuales.

Estos datos, que confirman que aunque el sector vuelve a repuntar lo hace de forma precavida, contrastan con los datos de reforma y ampliación que son mucho más optimistas, aunque siguen sin acercarse a los datos deseables.

También se observa un pequeño repunte en la compra de obra nueva y en la diversificación de perfiles de compradores.

El sector de la construcción representa una parte muy importante en el desarrollo de nuestra provincia, y llegó a dar empleo a 11.000 personas en sus mejores años, lo que nos da una idea de su importancia real como motor de desarrollo. No hay que olvidar también, que en su labor de rehabilitación contribuye también a la regeneración de los núcleos de población de la provincia.

Teniendo en cuenta la capacidad del sector como motor de crecimiento y como vector de fijación de población, desde la FAC hemos reivindicado una mayor agilidad en la tramitación de documentación urbanística. También en aras de la búsqueda de calidad y excelencia desde el sector expresamos la necesidad de tener trabajadores formados y de potenciar los estudios de Formación Profesional específicos.

También se analizó la obra púbica, cuyos datos no han sido muy positivos, salvo la licitación local que han sido la partida más alta desde 2010. Desde la Federación apostamos porque la inversión pública sea sostenida y sostenible. Ya que cada euro invertido en obra pública duplica su valor en su entorno más próximo y beneficia  a mucho más sectores como el transporte, la distribución, el comercio, la hostelería etc.

Desde FAC Huesca pensamos que 2019 será similar a 2018, lejos de los crecimiento augurados en Federaciones como las de Madrid y Barcelona.

Desde Arizón&Gracia queremos destacar nuevamente, el aumento en número y relevancia de la presencia de mujeres en la FAC, como reflejo de la evolución de un sector considerado tradicionalmente como masculino. También las acciones de impulso de la excelencia en el sector basadas en la lucha contra el intrusismo, las malas prácticas y los fallos en seguridad. Somos miembros orgullosos de la Federación y nos sentimos orgullosos de que nuestro sector contribuya al desarrollo de nuestro entorno y que los valores predominantes estén alineados con los nuestros.

Apoyando el valor patrimonial de nuestra provincia


El pasado sábado 9 de marzo se celebró la Asamblea Anual de la FAC Huesca, la federación de empresas de construcción de la provincia en la cual Arizón&Gracia forma parte activa, ya que Lorena Orduna es vocal de la Junta Directiva. En la asamblea se ha analizado la situación actual del sector, se ha hecho balance del anterior ejercicio y además de aprobar el presupuesto para 2019, se ha proyectado la memoria de actividades del año anterior.

Durante la asamblea, hemos podido comprobar que el volumen de licitación pública ha descendido notablemente respecto al año anterior, pero se ha puesto en valor todas las actividades realizadas por la federación en apoyo de los asociados.

Sin embargo, esta asamblea ha sido muy especial puesto que se ha celebrado en la casa natal de Miguel Servet, en Villanueva de Sigena con el objetivo de poner apoyar el valor patrimonial de nuestra provincia y poner en valor el trabajo de los contratistas que han participado en la restauración de las diferentes obras que conforman nuestro legado histórico.

Así, además de la Asamblea propiamente dicha, visitamos también el Real Monasterio de Santa María de Sigena para conocer los bienes artísticos actualmente recuperados y expuestos. Este momento fue muy especial para nosotros puesto que nos encargamos de la impermeabilización de la cubierta de la Sala Capitular, ejecutada por PCB.

Imagen de las obras en la Sala Capitular del Monasterio. Vía Facebook PCB Construcciones

Como miembros de la entidad somos conscientes de la necesidad de poner en valor nuestro patrimonio, sentirnos orgullosos de él y de conservarlo de manera adecuada. Ya que además de ser parte de nuestro acervo cultural es una fuente de riqueza y desarrollo económico para la provincia. Por eso, se celebró allí la Asamblea y pudimos disfrutar de un día muy especial y de la hospitalidad de los habitantes de Villanueva de Sigena, empezando por su Alcalde, que nos recibió a la llegada.

En resumen fue un día de intenso trabajo pero también de emoción y orgullo para todos aquellos que como Arizón&Gracia hemos tenido el inmenso orgullo de participar en la conservación de nuestro patrimonio.

Fondo de compensación estatal para las víctimas del amianto, un deber de todos


Hasta que se prohibió la fabricación y uso del amianto en 2002, en España se consumieron 2.514.000 toneladas de amianto. Se calcula que unos 30.000 trabajadores han estado expuestos directamente a ese material hasta entonces y se desconoce con exactitud el número de personas que han sido expuestas de manera indirecta al mismo. Esto representa unas cifras funestas ya que se puede inferir que en un futuro se producirán solo en el quinquenio 2019-2023 unos 350 casos de mesioteliomas. El mesioteloma es la afección más grave producida por el amianto y es mortal, y a estos casos hay que sumar otras patologías menos graves que también son producidas por el amianto.

En los años 60 y 70, empresas de fabricación de fibrocemento empleaban a miles de trabajadores, igual que astilleros y otras empresas de la construcción en las que se utilizaba el amianto sin ningún tipo de protección. Los empleados tuvieron contacto directo con el material sin ningún tipo de protección. Leyendo testimonios de trabajadores es común encontrar frases como “jugábamos a tirarnos el amianto durante el almuerzo” o casos de padres que llevaban amianto a su casa para que sus hijos decorasen el Belén. También era muy habitual que los trabajadores llevasen sus ropa de trabajo a casa para limpiar. Esta ropa estaba contaminada con amianto, a veces hasta el punto que “el mono se sostenía en pie de la cantidad de amianto que llevaba encima”. Y por eso, muchas mujeres de trabajadores también son víctimas del amianto.

Muchos de estos trabajadores estaban contratados por grandes empresas que todavía están en activo, y contra las que han comenzado reclamaciones judiciales para que se les reconozca su enfermedad como laboral, pero otros trabajaban para empresas auxiliares, mucho más pequeñas y que ya no existen y que no tienen a quién reclamar compensaciones.

Pensando en estos miles de trabajadores y también en sus familias y en el desgaste físico y moral que supone una batalla legal contra las empresas que ya sabían de la peligrosidad del amianto y que no facilitaron medidas de protección a sus empleados, desde las asociaciones de afectados se impulsó la creación de un Fondo de Compensación para las víctimas del amianto.

Este Fondo de Compensación permitiría que cualquier ciudadano afectado tuviera acceso a una indemnización sin recurrir a la vía judicial. El fondo daría, además, cobertura a quienes hasta ahora no sabían a quien recurrir. Tan solo el 5% de los muertos por un mesotelioma pleural en España (enfermedad directamente relacionada con el amianto) han recibido una compensación y hay que tener en cuenta que el amianto supone un problema latente que puede afectar no únicamente a los trabajadores que estuvieron en contacto directo si no a familiares, vecinos de cerca de las fábricas…

Para poder acabar con esta injusticia que afecta a tantos, todos los grupos del Congreso de los Diputados aprobaron en febrero la creación del Fondo de Compensación aunque esta decisión se verá con toda probabilidad afectada por el adelanto electoral, retrasando nuevamente esta reparación necesaria para toda la sociedad.

Desde Arizón&Gracia esperamos que en breve podamos contaros que por fin se ha puesto en marcha esta iniciativa que aunque no podrá revertir las consecuencias de la exposición del amianto servirá para compensar a los afectados.