Arizón&Gracia en la celebración de San Antonio


El 13 de junio es San Antonio de Padua, patrón de los albañiles y los constructores. Es una festividad que cuenta con un gran arraigo en la ciudad de Huesca y en cuya celebración se implican las empresas más importantes del gremio. Así que Arizón&Gracia no podía faltar en sus actos más destacados.

El viernes se celebró la tradicional cena sectorial, organizada por la FAC desde hace más de 35 años y la que nos reunimos en un ambiente distendido empresas y profesionales del sector de la construcción. Esta cena que además este año coincidía con el 40 aniversario de la Federación, tuvo lugar en el emblemático restaurante Lillas Pastia, en el que pudimos disfrutar de un aperitivo en la terraza y posteriormente de una espléndida cena a la que siguió un sorteo de regalos entre los presentes. Este sorteo es ya una tradición y contribuye a hacerla mucho más animada y a estrechar aún más los lazos entre las empresas que asistimos.

Al día siguiente, se celebró el otro acto de nuestra festividad que cada vez es más popular y que este año cumplía su décima edición: el concurso de albañilería. Este certamen, organizado por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Huesca, quiere reivindicar un oficio que se va perdiendo en aras de la tecnificación.

En Arizón&Gracia sabemos que el trabajo bien ejecutado es fundamental, así que patrocinamos este concurso en el que las parejas participantes se enfrentan cada año a un trabajo de gran dificultad técnica. Este año, tenían 4 horas para construir unos pilares con cuatro arcos. Para elegir a los ganadores, que este año fueron una pareja de albañiles venidos de Madrid, se tuvo en cuenta la pericia, el aprovechamiento de material y también elementos como la seguridad y la limpieza en la obra.

Después de 4 horas bajo un sol de justicia en la plaza Luis López Allué, la pareja formada por José María del Pozo y Miguel Ángel López se llevaron a Madrid un cheque por valor de 1.200 euros y la satisfacción de ser elegidos los mejores en su oficio.

Todas las demás parejas de albañiles hicieron un buen trabajo y demostraron que el nivel técnico puede ser muy alto cuando se es un verdadero profesional.

Enhorabuena a todos los participantes y felicidades a todos los que formamos parte del mundo de la construcción por nuestro patrón.