¿Sabes dónde está el amianto?


Cuando hablamos de amianto en la mente de casi todos aparece una imagen de un tejado de Uralita. Es normal porque esos tejados desgraciadamente forman parte de nuestro paisaje y aunque dentro de 20 años no puede quedar ni uno todavía es habitual verlos.

Pero el amianto está en muchos más lugares que no identificamos a simple vista. ¿Sabes que se calcula que el 80% de las tuberías de agua instaladas en los edificios construidos antes de 2004 están fabricadas con amianto? Sí, y además conforme pasa el tiempo es más probable que las fibras de amianto se desprendan y pasen al agua que utilizamos cada día.

También está en zapatas de freno de vehículos, de ascensores, se ha encontrado en el metro de Madrid y de Barcelona... El amianto ofrecía tantas prestaciones que, a pesar de su perniciosidad se ha utilizado en infinidad de aplicaciones. Hasta hay moquetas o ciertos suelos vinílicos que tienen amianto.

Todos estos elementos contaminados deben retirarse y debe hacerse en condiciones de seguridad. No nos cansamos de repetir que únicamente una empresa autorizada e inscrita en el RERA puede retirar el amianto. Es una cuestión de legalidad y seguridad tanto para los trabajadores que participan en la retirada como para las personas que estén cerca.

amianto friable

Intervención de Arizón&Gracia sobre amianto friable

Y aun contando con una empresa autorizada, hay que tener en cuenta las particularidades de cada elemento. Una de las aplicaciones menos conocidas y más peligrosas del amianto son aquellas en las que se presenta como friable. El amianto friable es aquel que puede desmenuzarse con facilidad e incluso una corriente puede liberar fibras tóxicas en el espacio. Un ejemplo sencillo de amianto friable es el presente en el aislamiento de muchos parkings o altillos de edificios.

Imagen del proceso de Arizón&Gracia sobre el amianto friable

Para retirar con absoluta seguridad el amianto friable es necesario que la empresa sea especialista en la técnica del confinamiento dinámico y cuente con el personal y la maquinaria especializada. En otro post ya os contamos que Arizón&Gracia somos especialistas en este tipo de intervenciones y cómo debe hacerse.

La seguridad es vital cuando se trabaja con amianto

Como puedes ver en las espectaculares imágenes de este post, la retirada del amianto no es algo fácil que pueda hacerse sin la intervención de profesionales debidamente formados y equipados.

Otro momento de la retirada de amianto friable

Si estás preocupado por el amianto que puede haber en tu edificio, recuerda que en Arizón&Gracia tenemos un servicio de diagnosis previa en el que identificaremos dónde y en qué estado están los elementos contaminados y los pasos a seguir para su retirada. Si necesitas más información, ponte en contacto con nosotros sin compromiso en info@arizonygracia.com